PARROQUIA DE SAN CRISTÓBAL - LA HIGUERITA - LA LAGUNA

 

   

 

 

   

Comunidad de vida, de amor y de servicio

   

 

Vivir unas cristianas y felices vacaciones

Para un cristiano, las vacaciones no deben ser un tiempo perdido, ni un paréntesis en nuestro camino de maduración humana y sobrenatural. Son más bien un período necesario para el reposo físico, psicológico y espiritual y un derecho que todos deberíamos poder disfrutar.

Las vacaciones nos ofrecen la oportunidad de crecer, de formarnos, de reconstruirnos por dentro, de recuperar la serenidad y la paz que nos roban las prisas acuciantes de la vida ordinaria.

Por eso, no deben ser una pura evasión o una huida de uno mismo o del servicio a nuestros hermanos; tampoco una hibernación de nuestra relación con Dios, todo los contrario, al disponer de más tiempo libre, hemos de buscar espacios para la interioridad, el silencio, la reflexión, la oración y el trato sereno, largo y relajado con el Señor.

Las vacaciones son días para el encuentro y la convivencia, para la charla apacible, para compartir la mesa, gozar de la amistad y robustecer las relaciones familiares.

Os deseo una felices, fecundas y cristianas vacaciones. Como en el caso de los discípulos de Emaús, el Señor nos acompañará siempre en nuestro camino. Que lo descubramos en la Eucaristía y también a nuestro lado en la playa, en la montaña o en nuestros lugares de origen.

Que Dios os bendiga, os proteja, os guarde y os custodie en su amor.

(Extracto de la Carta pastoral del arzobispo de Sevilla Mons. Juan José Asenjo Pelegrina)