PARROQUIA DE SAN CRISTÓBAL - LA HIGUERITA - LA LAGUNA

 

 

   

¡Aleluya, Cristo ha resucitado!

  

      La resurrección de Jesús es el grito de victoria sobre la muerte y sobre el poder del pecado. ¡La muerte no pudo contener a Jesucristo! Y gracias a que él resucitó, nosotros, los que creemos en él como Señor y Salvador, sabemos que viviremos con él por la eternidad.

     ¿Por qué sabemos esto?

     El pueblo de Israel había sido testigo de muchos milagros, señales y prodigios que Jesús había hecho, muchísimo más de lo que habían visto jamás. Sin embargo, el mayor milagro de todos fue su propia resurrección, "era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio".

     Con la resurrección de Jesús se comprobó que Dios es más poderoso que hasta la misma muerte.

     También confirma que los que ponemos nuestra fe en él podemos estar seguros de su perdón y de la vida eterna. ¡Jesús vive! Sabemos que nuestros pecados han sido perdonados por medio de su sacrificio en la cruz.

     ¡Porque él vive nosotros también viviremos! A través de Adán entraron el pecado y la muerte al mundo. Pero Jesús venció la muerte para que nosotros también estemos seguros de que volveremos a la vida. La muerte física no es el final. En Cristo hay vida después de que nuestro cuerpo físico muera y él la ganó para nosotros.

     Dispongámonos, con un corazón nuevo y lleno de luz a vivir con gozo la Pascua, y que la alegría de la resurrección renueve nuestra fe y nuestra esperanza.